El ambivalente, los yanquis y el "extremista de izquierda". Por Iroel Sánchez

 

En noviembre de 1933 un gobierno no reconocido por Estados Unidos se tambaleaba en Cuba. A la cabeza estaba el profesor universitario Ramón Grau San Martín, que había llegado al poder tras el derrocamiento del dictador Gerardo Machado, y se debatía entre varias tendencias políticas. A la jefatura del ejército había ascendido Fulgencio Batista, quien se convertiría en el hombre fuerte de los norteamericanos en la Isla y como Ministro de Gobernación, Guerra y Marina se desempeñaba Antonio Guiteras, a quien el embajador norteamericano Caffery coincidía con su antecesor Sumner Welles en calificar de “extrema izquierda”.

El Partido Comunista cubano de entonces, presa de un sectarismo originado en  el seguidismo moscovita de la Internacional, no comprendió a Guiteras, pero el imperialismo norteamericano sí. Varias de las fuerzas involucradas en el que quedaría en la historia como “Gobierno de los Cien Días” detectaron las visitas de Batista a la embajada norteamericana y las presentaron al presidente, acordando un juicio sumario con la intención de destituirlo y ajusticiarlo. El juicio no llegó a realizarse porque Grau –atrapado en sus miedos- dio por válidas las balbuceantes justificaciones del antiguo sargento que pocas semanas después lo derrocaría. “Los que se perdonan hoy, nos matarán mañana” cuentan que dijo Antonio Guiteras, quien luego de la caída del “Gobierno de los Cien Días” fundó la organización armada TNT y posteriormente La Joven Cuba que proclamó “como esencial el credo antiimperialista” y se proponía en su programa la conversión de Cuba en un Estado socialista. 

La historia dio la razón a Guiteras, Fulgencio Batista no sólo asesinó a quien el Che llamó “el más puro luchador antiimperialista” sino a miles de cubanos, dejando un saldo de sangre y corrupción que superaría al de Gerardo Machado.

Y es que los cubanos nos hemos movido siempre entre los discursos del radical (Guiteras), el ambivalente (Grau) y quienes desde el Norte acusan de “extremismo” al radical pero alimentan la traición del verdadero extremista (Batista). Cada vez que leo el cantinfleo equidistante sobre Guiteras de quien asiste a menudo a la embajada yanqui en La Habana y critica el internacionalismo de la Revolución que envía médicos a los refugiados saharahuis mientras él va con fondos del imperio a cenar de lujo en Marruecos… sonrío, solo sonrío pensando en lo que haría el líder de La Joven Cuba con él.

This entry was posted in Cuba and tagged , . Bookmark the permalink.

17 Responses to El ambivalente, los yanquis y el "extremista de izquierda". Por Iroel Sánchez

  1. Muy atinada reflexión, Iroel: de esas hacen falta muchas. Una de las buenas cosas que nos dejó la última Feria Internacional del Libro de La Habana, sobre lo cual escribí en ese momento, fue idea de la necesidad de rescatar nuestro radicalismo. Se dedicó a Armando Hart Dávalo y se puso como ejemplo su espíritu de lucha y su radicalismo revolucionario, como pilares de toda su obra.
    Hoy nos falta eso y debemos rescatarlo, precisamente cuando pululan el centrismo, las medias tintas, la ambivalencia, el neoanexionismo y multitud de ideas, que nada tienen que ver con ser el revolucionario cabal que reclamaba el Che en “El socialismo y el hombre en Cuba”. Saludos.

     
  2. Anabel Madiedo Oropeza says:

    Excelente artículo, creo que recordar nuestra historia es esencial para salvar a la Revolución y divulgar estos acontecimientos constituye hoy la mejor arma contra el enemigo, comparto, muchas gracias

     
  3. Alejandro says:

    Antonio Guiteras Holmes y su compañero venezolano Carlos Aponte fueron abatidos el 8 de mayo de 1935 en un combate contra efectivos del ejército comandado por Batista.
    Ese modo de actuar “cantinflante” y ambivalente del susodicho nos recuerda la delación traidora de Carmelo González Arias, amigo de Guiteras, quien alertó a Batista de los planes del revolucionario, logrando así su ascenso a un grado superior en la Marina de Guerra.
    Cantinflear: hablar sin contenido, de forma disparatada e incongruente y sin decir nada; se refiere a una actitud absurda o desparpajada.

     
  4. Tocororo says:

    A propósito de la definición del compañero Alejandro sobre “cantinflear” un ejemplo en vivo, vivo “quemao” a la comunicación de masas….
    https://www.youtube.com/watch?v=mNle2F-bYx8

     
  5. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    “Los que se perdonan hoy, nos matarán mañana” cuentan que dijo Antonio Guiteras, quien luego de la caída del “Gobierno de los Cien Días” fundó la organización armada TNT y posteriormente La Joven Cuba que proclamó “como esencial el credo antiimperialista” y se proponía en su programa la conversión de Cuba en un Estado socialista.

     
  6. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    “Yo me muero como viví´, con licencia del profesor Enrique Ubieta Gómez.”
    ¿To be or not to be?, ¿Ser o no ser?, ¿y hasta dónde ser?, sin ser estigmatizado, acosado, excluido, y finalmente ser ´´ linchado´´, al menos en lo que el palo va y viene, ¡y como demora el palo en venir!. Los camaleones metamorfóseos, la burocracia seducida, oportunista, corrupta y neo-capitalista, en demasiadas ocasiones se las agencian para encontrar inmunidades traficadas, y esas son las penitencias o martirios que con hidalguía, rebeldía, combatividad y buen humor, debe estar dispuesto a pagar quien intenta ser revolucionario socialista día a día.´´ La rebeldía -dice el profe- no es, ni puede ser, enemiga del espíritu revolucionario; ser revolucionario es la forma superior de ser rebelde. Sin la inconformidad que propicia la rebeldía y sin su disposición para romper moldes, normas, esquemas, es difícil ser revolucionario´´.

    El capitalista o neo-capitalista, o el culto a la posesión, ”intenta domar la rebeldía, incentivando sus formas primarias: el desacato, la irreverencia; intenta aislar al rebelde, concentrarlo en sí mismo, explotar al máximo su expresión individualista, transformarlo en un cínico. El socialismo o la cultura del ser, pretende encauzar esa rebeldía hacia la acción transformadora y colectiva, ponerle mayúsculas, hacerla partícipe de las causas más justas de su época ´´.Al igual que el profesor, pienso que el enemigo más urgente a enfrentar por el revolucionario socialista, es la corrupción, la burocracia, la doble moral, la insensibilidad, el “sálvese quien pueda”, porque sacando la cuenta al final, como dice la canción, representan la reencarnación del capitalismo, energizado por los cantos de sirenas del neoliberalismo salvaje y genocida, y entonces profe, como el palo no da con la cachimba, he decidido seguir ´´siendo´´ , y declaro oficial y formalmente, que seguiré intentando en el día a día morir como viví ,donde viví, y por quien viví. https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/…/ser-revolucionario-en-cuba-hoy-por-e.

     
  7. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    Estimado Enrique, yo creo sentir y pensar igual que usted, cuando refiere que hay que rescatar el radicalismo, la ambivalencia ha ocupado demasiados espacios en el seno de nuestra sociedad, gracias a la entronización del silencio, a la falta de combatividad, al paternalismo y hasta a la impunidad cómplice. Mi pregunta es cómo rescatar el radicalismo sin parecer agresivo, resentido o reaccionario, en tiempos donde la ambivalencia y el doble discurso oportunista de muchos, acosa y trata de estigmatizar al rebelde, porque no concibo un revolucionario radical sin ser rebelde, por su puesto, con causas colectivas, yo tengo mi respuesta, y es que cada revolucionario tiene que adjudicarse su propia guerra, y estar dispuesto asumir las consecuencias, pero me gustaría oír su opinión al respecto, mis saludos y muchas gracias

     
  8. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    Hoy al mediodía veía y escuchaba en el noticiero al profesor Esteban Morales en el consejo ampliado de la UNEAC decir que se escribían muy buenos artículos por estos medios digitales, relacionados con nuestra actualidad y con nuestra realidad, pero que no se publicaban en revistas en periódicos, etc, y yo pensaba, hoy es difícil encontrar un entorno cotidiano que no sea el académico, donde uno converse con patriotismo, con pación, con preocupación sincera y con compromiso de muchos de los temas medulares de nuestra Cuba de hoy, algo parecido también le preocupaba al profesor Ernesto Esteves Ramos en su artículo ´´Viva la Revolución ‘y decía ´´Viendo los procesos de desmerengamiento del socialismo europeo, la pregunta sobre cuándo la protoburguesía emergente toma conciencia de si misma como clase y busca aliarse con la burocracia no ha sido contestada. Preguntas como esa no sólo son importantes como curiosidad académica, son esenciales para abortar amenazas y conjurar peligros a tiempo. Hay que trascender lo descriptivo en los estudios sobre el fracaso del socialismo europeo, en particular el soviético, y ahondar para lograr periodizar, descubrir dinámicas, entender cómo se comporta el tiempo como variable social. Otras muchas preguntas de la misma índole y mirando hacia nosotros mismos esperan respuestas.´´

     
  9. Chachareo says:

    Hoy leo en dialogar dialogar dos post que todos debemos leer, con permiso de Iroel pongo el enlace de uno y saquemos conclusiones
    Saludos
    https://dialogardialogar.wordpress.com/2017/05/10/sabias-palabras-de-fidel/

     
  10. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    Ser o no ser es un dilema que siempre ha coexistido con el hombre a lo largo de toda la historia de la humanidad, el animal que llevamos todos por dentro, siempre está ahí, al acecho, pero la diferencia entre los hombres buenos y los hombres malos, es que los primeros no se debaten en la ambivalencia del ser o no ser, los primeros luchan por ser, a todo costo , por ser , ser buenos dia a dia, y los segundos , ni si quiera se debaten, los segundos, no quieren ser, no les interesa ser, pero simulan ser, porque para no ser, necesitan aparentar ser.

     
  11. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    La academia puede y debe ayudar mucho, pero el juego siempre lo decide el pueblo y las masas, la academia debiera ir pensando en asumir cargos sindicales, en el CDR, la FMC, es decir liderazgos en las organizaciones de bases para ayudar e ilustrar al pueblo a discernir donde está su verdadero enemigo y quien es la real contrarrevolución, Julio Antonio Mella y la universidad popular,Marti y los tabacaleros de Tampa ,etc, etc

     
  12. “Cómo rescatar el radicalismo sin parecer agresivo, resentido o reaccionario, en tiempos donde la ambivalencia y el doble discurso oportunista de muchos, acosa y trata de estigmatizar al rebelde”.
    Juan Carlos Corcho, no se trata aquí de lo que parece ser. Uno de los problemas fundamentales de esa pasividad es precisamente la preocupación por el parecer o el prejuicio por las apariencias. No queremos meternos en problemas. Queremos parecer ante el mundo que somos más civilizados que nadie, cuando se puede ser civilizado y ser radical: precisamente el radicalismo revolucionario constituye la expresión más alta de la civilización. (Recuerdo ahora a Martí en el debate de Civilización o Barbarie). Lo que pasa es que muchas veces, por tener estos conceptos por los pelos, no lo concebimos así y se teme por las apariencias (también porque a veces el enemigo se apoya en ellas para atacar). Pienso que lo principal es “ser concientemente” lo que equivaldría a ser consecuente; no solo hablar o escribir, sino actuar en correspondencia con esa conciencia revolucionaria aprehendida, asimilada. La práctica radical revolucionaria te va a canjear el medio social (así se transforma ese medio), y va a unirte a los revolucionarios de verdad, porque el pueblo es el más sabio y el cubano, que ha sufrido demasiado, te va a comprender. Y el mundo comprenderá si el pueblo cubano comprende. Se trata, como bien dices de “ser o no ser revolucionario”. Si lo eres, tendrás que enfrentar todos esos prejuicios con tus concepciones y acudir a la capacidad de convencer cuando no sea imprescindible aplastar lo irremediable o antagónico. Pienso que lo principal en estos momentos de decidia de algunos (recuerda que no son la mayoría) es actuar como tales, ser consecuentes ante vientos y tormentas. Esa es la clave. según mi opinión. Saludos.

     
  13. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    Enrique, te agradezco tus reflexiones porque colaboran en mi reafirmación y mi ´´obstinación´´ de ser, es una cuestión de principio que está bien arraigado desde mis propios genes (mi descendencia mambisa, de luchadores obreros, militancia socialista, y los más importantes, mi agradecimiento y compromiso con Fidel), la desidia en si es una actitud ambivalente y camaleónica, el contra revolucionario de militancia y por convicción, simplemente lo es , y no tiene complejo en mostrarse como tal, por lo que no es ambivalente ni desidioso , pero el ´´revolucionario´´, metamórfico , kafkiano, desidioso ,y necesitado de guardar las apariencias para conservar su poder y sus intereses personales, es complicado convencerlo como tú dices, por no decirte imposible, y mucho menos combatirlos y aplastarlos, por suerte los componentes, egocéntricos, ambiciosos y reaccionarios de estos susodichos pesan más, y son tan grandes y gordos , que no los pueden esconder en disfraz alguno y de ninguna talla, ni siquiera la XXL. Cuando yo te decía ¿“Cómo rescatar el radicalismo sin parecer agresivo, resentido o reaccionario, en tiempos donde la ambivalencia y el doble discurso oportunista de muchos, acosa y trata de estigmatizar al rebelde” ,no era preocupación por ser estigmatizado en sí, y lo que esto pudiera significar en el desarrollo de mi individualidad, no, para nada, mi preocupación por el estigma es a la deslegitimación e invalidación de tu o mi lucha revolucionaria, al menos en lo que el palo va y viene, por eso era que te preguntaba concretamente, estratégica y tácticamente, como hacerlo, para buscar mayor efectividad y rentabilidad en el objetivo final de aplastarlos como tu bien dices. Mis saludos

     
  14. Juan Carlos Corcho Vergara says:

    Alejandro en espera de tus investigaciones quisiera comentarte algo y conocer tu criterio al respecto ,he escuchado en varias ocasiones a revolucionarios que estoy completamente seguro lo son , incluyéndome a mi, decir, el revolucionario debe estar dispuesto a librar su propia guerra y asumir las consecuencias, te confieso yo también he dicho esa frase, pero me he quedado pensando si no es una frase un poco caudillista, pienso que la guerra de cualquier revolucionario verdadero debe ser la guerra de todos ,yo más o menos asocio la utilización de esta frase a lo que nos dijo Fidel, que en determinadas circunstancia cada cubano debe ser su propio comandante en jefe, pero no sé , en la cotidianidad no me parece la frase ideal , que tu crees, compadre disculpa que te esté jodiendo tanto , nadie te manda a ser tan informado y tan comprometido por nuestra causa, acuérdate que soy músico y el lenguaje que más domino es el de la subjetividad y en esta lucha, es mejor dejar las metáforas y ser conciso y directo, gracias mi hermano , te digo hermano por , si tengo un hermano ,hermano de lucha, hermano———-POR PARTE DE MADRE, CUBA Y DE PADRE,FIDEL

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>